Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

La Luz en la Nieve

La nieve refleja cerca de un 80% de la luz solar, mientras que la arena refleja entre un 10% y un 25% y el agua un 20%. A este efecto reflectante se suma la altitud, ya que por cada 1.000 metros la proporción de rayos ultravioleta en la luz solar aumenta un 10%. Por lo tanto, cuando vamos a esquiar nuestros ojos están muy expuestos a los rayos ultravioletas del sol. Además, estamos en las pistas en el horario que los rayos solares UV son más fuertes.

Los Ojos de los Niños

Y en particular, hablando de niños las consecuencias de una exposición solar prolongada durante la infancia pueden ser graves, y más cuanto menor es el niño. Como referencia, antes del primer año de vida, el cristalino, que ejerce de filtro, deja pasar a la retina el 90% de la radiación UVA y el 50% de la UVB.

Debido a que la pigmentación de los ojos no se completa aproximadamente hasta los 13 años, la transmisión de los rayos ultravioleta es total, su cristalino es casi transparente hasta los 10 ó 12 años, y sus ojos absorben toda la radiación.

Por tanto, no disponen todavía de protección natural contra ellos. De hecho, muchos expertos sostienen que el 80% de la exposición de nuestros ojos a los rayos ultravioletas ocurre antes de 18 años de edad.

Riesgos inmediatos.

Incluso para un adulto la exposición en exceso a la radiación ultravioleta (esquí, montañismo) sin protección durante un corto período de tiempo puede ocasionar una inflamación de la córnea. Los síntomas suelen ser bilaterales y no aparecen inmediatamente tras la exposición a la luz, sino entre 6 y 12 horas después.

Se caracterizan por dolor, ojo rojo, lagrimeo y dificultad para abrir los ojos por intolerancia a la luz. De padecer estos síntomas hay que acudir lo antes posible a un oftalmólogo de urgencias para iniciar su tratamiento.

El Grado de Protección

La radiación UV comprende tres tipos diferentes de rayos:

  • UVC: no llegan a la superficie terrestre ya que son absorbidos por la capa de ozono.
  • UVB: son absorbidos en su mayor parte por la atmósfera y causan quemaduras y cáncer de piel. Capaces de producir dolorosas quemaduras en la córnea. El cristalino del ojo las detiene impidiendo que penetren.
  • UVA: atraviesan la atmósfera y son los causantes de que la piel luzca más envejecida y causa cáncer de piel. Son los más peligrosos. Atraviesan la córnea y también el cristalino alcanzando la retina, a la que pueden llegar a dañar.

La radiación UV tiene un efecto acumulativo en el tiempo, es por ello que no debemos esperar a ser adultos para desarrollar conductas preventivas.

La norma europea EN1836 clasifica los filtros solares en 5 categorías que se distinguen por el porcentaje de luz absorbida por la lente, este % de luz absorvida, es diferente a la protección UV, ya que todos deben de tener una protección UV400 significa que cubren con la norma de protección para los rayos ultravioleta al 100% (con una protección adicional que alcanza los 400 nm contra la luz azul que sigue al ultravioleta, hasta 380 nm).

También Importante para los Niños

Además de la lente, hemos de tener en cuenta otros aspectos relevantes para lo niños:

  • Escoja lentes que cubran toda el área de los ojos, deberían envolver el área hasta la sien de modo que los rayos solares no logren penetrar desde los costados.
  • La carcasa flexible puede ser la mejor opción para la durabilidad, comodidad y ligereza.
  • En el caso de que el niño tenga la piel sensible nos debemos fijar en la superficie de contacto.
  • Elementos que eviten las gafas se deslicen hacia abajo.
  • Cerciorarse de que entre el puente y la nariz haya un buen ajuste no quedando espacio.
  • Cintas anchas y ajustables favorecerán que no hay movimientos durante la actividad.
  • Viseras y gorras, ayudarán si van a estar mucho tiempo al aire libre.

No permita que las nubes lo engañen. Los rayos solares pueden atravesar la neblina y las nubes de poco espesor. El daño en los ojos provocado por el sol puede ocurrir en cualquier época del año.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone