Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

¿Enceras tus esquís en casa?

Para una familia con niños merece la pena pensarlo, centrándonos en un uso familiar (varios pares en la familia), y en un uso recreacional y en parte por niños pequeños, la necesidad no es tan exigente.

Normalmente, la mayoría de las ocasiones y sobre todo para los pequeños sólo necesitamos hidratar las suelas de los esquís. Por otro lado, el coste que te ahorras por el servicio (cuando son todos los esquís de la familia) frente a las herramientas y productos necesarios (para varios usos) es considerable.

ReparacionPrecio

En un taller profesional de mantenimiento de esquís vamos sobre seguro, y esta propuesta de hacerlo por uno mismo es complementaria y no sustitutiva del taller. Por supuesto, si tenemos un defecto importante en el esquí ya sea suela o cantos, o necesitamos un afilado, debemos acudir a un taller profesional.

Como parece que no es complicado este año vamos a probar, pero antes empecemos con unas nociones.

Consejos rutinarios para evitar el taller:

  • es muy importante secar bien tu equipo para evitar que se oxiden los cantos,
  • limpiar la suciedad que se queda en las suelas y las fijaciones,
  • encerar las suelas si esquías sobre nieve dura, es abrasiva llevándose la cera de los poros de la suela.

¿Cómo evaluar la necesidad de un taller profesional?

Para empezar no estamos hablando de las fijaciones, un elemento crítico para nuestro bienestar físico y que merece una entrada específica. Nos centramos en las tablas y necesitan de taller: las suelas rayadas en profundidad, cantos oxidados o con rebabas, etc. Si no se solventan perjudican la maniobrabilidad y el control del giro.

Si sólo necesitamos hidratar las suelas:

Síntoma inequívoco es que la nieve se pega a la suela, aumenta las caídas y disminuye la velocidad. Muy visual: veis esas zonas blanquecinas, es indicativo de sequedad.

Antes

Esto lo puedes hacer tú mismo, y es necesario porque permite deslizar mucho mejor por la nieve: los giros salen mejor y más fácilmente. El pulido elimina las impurezas y rebaja los pequeños arañazos producidos por el uso.

Cera Líquida

Hasta ahora hemos utilizado una cera líquida universal de uso exprés de aplicación en frío sin uso de herramientas, y que nos ha dado buen resultado. Por un coste de unos 12€, ha proporcionado muchos usos y ha contribuido a la conservación de las suelas.

Pero tiene sus limitaciones, y no sólo podemos basar el mantenimiento en este tipo de cera y aplicación.

LiquidWax SuelaReseca  Antes ResultadoDespués

¡¡¡Este año vamos a intentarlo con cera de aplicación con calor!!!

Herramientas

Para el proceso de encerado necesitaremos:

  1. una plancha,
  2. cepillos de latón y de nylon,
  3. disolvente específico para suelas,
  4. rasquetas de plástico y
  5. un bloque de cera (cera universal, con el rango adecuado de temperatura, será suficiente).

Ya vamos mirando material para su compra:

Wax

Nosotros lo vamos a probar ¿Cómo hacerlo?

Tendremos que quitar los restos de cera y suciedad que pueda tener el esquí. Por eso, pasaremos el cepillo de latón, en el sentido del deslizamiento de la tabla.

Cogeremos un paño y lo empaparemos en disolvente específico para suelas y lo extenderemos por toda la suela. Cuando se haya secado, lo limpiaremos con un papel.

Lo siguiente que haremos será calentar la plancha, y cuando esté caliente, acercaremos un bloque de cera a la misma para que vaya goteando por toda la suela. La temperatura no debe ser excesiva, no debe salir humo ni oler a quemado.

Pasaremos la plancha por el esquí, y así extenderemos uniformemente la cera, sin detenernos en ningún punto en particular y siempre a la misma velocidad. Recordad que la plancha no debe estar en contacto con la suela mucho rato, ya que el calor puede estropearla.

Dejamos enfriar la cera para que sea bien absorbida por la tabla. Como mínimo deberá estar una hora, aunque es mejor dejarla mucho más tiempo, incluso un día entero.

Cuando esté la cera fría, pasaremos la rasqueta de plástico para retirar la que haya sobrado, y al igual que con el cepillo de latón, lo haremos siempre en el sentido del deslizamiento del esquí (de espátula a cola).

Para terminar, puliremos la superficie del esquí con el cepillo de nylon. Y listos!

Seguiremos contando nuestra experiencia …

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone